La realidad oculta de las enfermedades crónicas

Más noticias – Últimas noticias

Amina AlTai siempre fue consciente de su energía, pero cuando empezó a experimentar confusión mental y cansancio, pensó que debía asumir su carga de trabajo. Sin embargo, perdí peso y tuve problemas gastrointestinales, por lo que tuve que buscar ayuda médica. Los primeros seis médicos no tomaron en serio sus síntomas, pero finalmente diagnosticaron tiroiditis de Hashimoto y enfermedad celíaca, dos enfermedades autoinmunes.

Los científicos han descubierto que el estrés está estrechamente relacionado con muchas enfermedades crónicas, provocando alteraciones inmunológicas e inflamación. Esto puede aumentar condiciones como asma, enfermedades cardíacas, artritis y lupus. Además, problemas como el dolor de cabeza y la acidez, asociados al estrés, también pueden ser síntomas de enfermedades crónicas.

Scott Russo, del Centro de Investigación Cerebro-Cuerpo de la Escuela de Medicina Icahn, explicó que determinar si los síntomas son causados ​​únicamente por el estrés o por una enfermedad más grave es complicado.

El estrés crónico puede desequilibrar el cuerpo, provocando problemas como pérdida de memoria, cansancio y dificultad para dormir. Las hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol, pueden aumentar la presión arterial y obstruir las arterias. Además, el estrés puede sobreactivar el sistema inmunológico y provocar inflamación.

Lynne Degitz, de 56 años, sufrió síntomas no relacionados con una enfermedad crónica por parte de sus médicos durante años, hasta que un trabajo estresante agravó su condición, lo que llevó a que le diagnosticaran la enfermedad de Still, un tipo de artritis.

El esfuerzo no sólo puede aliviar los síntomas, sino también dificultar el tratamiento. Muchos pacientes sienten que los médicos no reconocen suficientemente la dificultad de controlar el estrés. Teresa Rhodes, que padecía artritis reumatoide, sólo pudo mejorar su salud cuando otros factores dolorosos desaparecieron de su vida.

Alyse Bedell, investigadora médica, dijo que muchos médicos no abordan las causas del estrés ni dan consejos sobre su conducta. Un estudio de 2015 registró más de 30.000 visitas al médico, de las cuales solo 300 trataron sobre el manejo del estrés.

Stephanie Torres, cuyo hijo tiene la enfermedad de Crohn, se sorprendió cuando su gastroenterólogo sugirió que controlar el estrés era responsabilidad de la familia. Pacientes como AlTai, que han mejorado su salud mediante cambios en la dieta y el estilo de vida, sugieren que los médicos trabajen con ellos de manera práctica para controlar el estrés a diario.

Noticias de interés – Medios digitales