Los cálculos estratégicos ocultos sobre el incendio de Oriente Próximo | Internacional

Parece que Israel e Irán han decidido frenar paso a paso un enfrentamiento directo a gran escala. Ésta es la dudosa razón de la alimentación. Sin embargo, la contención temporal de la toma de poder no puede ocultar el hecho de que el Cercano Oriente es hoy una región aún más inestable e insegura de lo que era. El intercambio directo de disparos entre los dos enemigos es otra línea roja cruzada, otro límite superado. Una nefasta confluencia de flujos de intereses ha sido centenares en los últimos meses del Próximo Oriente en un peligroso remolino. A continuación se intenta radiografiar los cálculos estratégicos de los principales actores en medio de esta espiral de violencia.

Antes del ataque de Hamás

La situación previa al infame ataque de Hamás del 7 de octubre estuvo marcada por una evaluación progresiva entre Israel y los países árabes. Los Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Marruecos y Sudán normalizaron sus relaciones a principios de esta década y el país clave, Arabia Saudita, avanza en la misma dirección. La medida era coherente con los principales objetivos estratégicos de Riad: configurar un entorno estable que le permitiera proseguir la reconfiguración de su modelo económico en vista del inexorable declive de la industria petrolera y prolongar los vínculos con quienes participan en el pasado reciente de ‘Irán y sus asociados.

El anillo de estabilidad también estuvo guiado por un deshielo entre Riad y Teherán. Grupos refinerías Irán habían logrado golpear una refinería saudita. El Reino del Deseo no querría correr más riesgos que esa clase; Una República Islámica se vio afectada por las sanciones tras el colapso del pacto nuclear por parte de Donald Trump y también tuvo interés en un instante. China detectó la oportunidad, se perfiló como mediadora y señaló el camino para pilotear la normalización, mientras Arabia Saudita recalibraba sus operaciones militares en Yemen.

Paralelamente a estos acontecimientos, Estados Unidos ha buscado el delicado componente entre el interés en reducir su presencia en la región para reorientarse hacia el Indo-Pacífico -objetivo perseguido infructuosamente durante décadas- y el deseo de no perder abruptamente su capacidad de influencia. .

Irán, por su parte, está avanzando en la construcción de profundidad estratégica mediante el fortalecimiento de sus alias en Irak, Siria, Líbano y Yemen. La conformación de esta capacidad operativa es la respuesta asimétrica a la mayor fuerza militar clásica no sólo de EE.UU. e Israel, sino también de Arabia Saudita, que es protagonista de un potente aumento del gas militar. En 2021 fue el octavo país del mundo en gas para defensa, y en 2022 el quinto, según datos del SIPRI, con un peso 19 según el FMI.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Al mismo tiempo, tras descartar la perspectiva de normalización con Occidente, tras la retirada de los EE. UU. de Trump del pacto nuclear -una alegría para el Israel de Netanyahu-, Teherán continuó su intento con Rusia -en el momento de realizar pruebas armamentísticas con el objetivo de recibir un cambio en tecnología avanzada —en China —que es su respiro más barato en medio de la asfixia de las sanciones—.

La cuestión palestina se encuentra moribunda, aplacada por el desinterés de la comunidad internacional, incluidos sobre todo los alcaldes de los países árabes y la consolidación en Israel de un consenso mayoritario en torno a una política de desprecio total de los derechos y de los anillos. de los palestinos, con una ocupación ilegal que continuó sin pausa, opresión y sin voluntad de buscar una solución negociada. Ninguno de ellos estuvo solo Netanyahu. Ella era, sí, una alcaldesa de la sociedad israelí. En este contexto políticamente desesperado, Hamás decide lanzar su ataque criminal.

Primera fase tras el ataque

La ofensiva de Hamás fue una farsa, una dinámica que cuesta víctimas directas a los israelíes y a los palestinos que, como sabían perfectamente, pagaron por su decisión. Su acción fue un golpe político para Netanyahu, un líder que ha construido su carrera presentándose como el mejor defensor posible de la seguridad de Israel.

A partir del 7 de octubre, Netanyahu sabe que cuando la crisis se haya estabilizado tendrá que responder no sólo por los casos de corrupción y maniobras para erosionar la calidad democrática que han afectado a la ciudad de la sociedad israelí, sino que también lo hará. de la responsabilidad de no haber podido prevenir o frenar adecuadamente el ataque de Hamás.

Netanyahu tiene un interés estratégico en mantener alta la tensión, porque mientras esto dure, un cambio de Gobierno es impensable. Entendemos que su objetivo es una tensión suficientemente alta para seguir alcanzando el poder, pero evitando que degenere en una conflagración regional totalmente difícil de manejar militarmente y que la granjearía un rechazo mayor internacional de lo que sufre.

En las primeras apariciones, Israel recibió muestras de ayuda por el sufrido ataque y reconocimiento de su derecho al rescate. Pronto, viendo la brutalidad y desproporción de la respuesta, se comprometió a ver deteriorados esos apoyos. Pero en ningún momento se ha revelado verdaderamente el apoyo estratégico fundamental: el Ejército estadounidense, que es quien asegura el músculo militar que permite a Israel actuar como lo hace, con ayudas anuales a su defensa por valor de más de 3.000 millones de dólares, y con armamento de muy alta calidad. Si Israel bombardeó mucho por eso EE UU les dio armas.

La administración Biden ha emitido repetidas denuncias, pero sólo verbalmente, sin cortar el almacenamiento de armas. El cálculo subyacente a esta decisión contiene múltiples elementos. Uno de ellos es, probablemente, el temor de que la fuerte decisión de recortar la ayuda militar a Israel haya comprometido las posibilidades del Partido Republicano de ayudar a Ucrania, que necesita desesperadamente nueva ayuda. Esto lleva meses estancado en el Congreso debido a la influencia desproporcionada de una minoría trumpista. Se esperaba que la Cámara de Representantes votara y todo apunta a esa aprobación, lo que ayuda la noche del sábado.

Pero hay otras razones que respaldan la acción de Biden, y para él no hay necesidad de esperar un giro repentino a partir de ahora. Entre ellas, consideraciones sobre el carácter histórico, geopolítico e incluso, en ocasiones, electoral. Su actividad le está costando a Biden la indignación del ala izquierda de su partido, que podría pagarlo caro en las elecciones presidenciales de noviembre. Pero una encuesta Gallup de marzo indicó que entre los demócratas siguen teniendo una base consistente de apoyo a Israel, mientras que entre los independientes –muy importante en los presidentes– este apoyo es mayor.

Lo que está claro es que EE UU ha estado trabajando durante todo este momento para evitar una escalada regional y al mismo tiempo defenderse del ataque a Israel. Lo mismo que Irán y su principal socio, Hezbolá. Ante las presiones para apoyar a los palestinos en medio del castigo colectivo de Israel -y no otra cosa es una respuesta que incluyera una respuesta duradera a la ayuda humanitaria-, Hezbolá no entró en juego. Los constantes intercambios de disparos fueron siempre contenidos y telegrafiados, poniendo de relieve una clara intención de evitar una espiral negativa.

En esta etapa, algunos intentaron conseguir influencia como mediadores. Qatar, sobre todo, pero también Rusia, convocó una sorprendente reunión en Moscú a la que estaban convocados todos los rostros palestinos, interrumpidos hace dos décadas por un conflicto intestinal.

El Kremlin está encantado con la distracción global que produce el conflicto en Oriente Próximo, alejándose de los fuegos de Ucrania y, concretamente, exigiendo concentración y armamento de EE UU. Tanto Rusia como China se están preparando para el desdén que Occidente ha percibido en gran parte del mundo como doblemente entristecido por sus actitudes ante Ucrania y Gaza. Pero Beijing, a diferencia de Moscú y al igual que otras potencias del Indo-Pacífico, tiene un gran interés en estabilizar las rutas marítimas que llevan sus mercancías a los puertos europeos.

Mientras tanto, el impulso de normalización entre Arabia Saudita seguía congelado. Riad mantiene su voluntad básica. Pero es consciente de que las tornas han cambiado. Las opiniones públicas árabes observan con la mayor indignación lo que sucede en Gaza y ahora la normalización debería obtener garantías para Palestina que Netanyahu no parece dispuesto a conceder.

Fase de regionalización

Aunque los principales actores no han mostrado voluntad de regionalizar el conflicto, se han dado pasos en esa dirección. La campaña de Yemen de ataques a chozas contra comerciantes comerciales desencadenó una doble respuesta: bombardeos por parte de EE UU y un puñado de asociados; el establecimiento de una misión de defensa naval de la UE, que es un nuevo paso en el camino hacia la construcción de una mayor cooperación europea en materia de defensa.

Otro ataque mortal lanzado por asociados iraníes contra soldados de EE. UU. en la zona también provocó una respuesta con bombardeos por parte de Washington. Pero este es el lugar donde varios días después del ataque dieron tiempo a Irán para proteger a sus líderes y funcionarios dispersos en la zona, y de forma quirúrgica.

En ambos casos, las circunstancias significan que las acciones de actores cercanos a Irán se adaptan más a la voluntad y los intereses de Teherán. Las chozas, en concreto, alimentadas por Irán desde hace años, tienen realmente un pensamiento estratégico. Enfrentarnos a Occidente y levantarnos como defensores de la causa palestina para obtener apoyo político interno.

En este contexto, Netanyahu llevó la arriesgadísima jugada de golpe a altos funcionarios iraníes en una sede diplomática en Siria. La acción sirvió a sus intereses de varias maneras. Quería desviar los hilos hacia Israel, con alias occidentales, y también árabes, que contribuyeron a neutralizar la respuesta iraní, con unos 300 drones y acompañantes lanzados contra Israel. Teherán tiene algo que decir sobre las nuevas sanciones. Si reaviva el sentimiento de frente común ante la República Islámica.

Al mismo tiempo, ha apagado los incendios de Gaza, al menos momentáneamente, y ha aumentado la tensión latente subyacente que facilita su continuidad en el poder. Su respuesta contenida en la ofensiva iraní permitió a Teherán no tener que seguir la escalada, al tiempo que advertía sobre la capacidad de dar un golpe de Estado en su territorio.

Todo esto introduce nuevas variables en el principal cálculo estratégico de la región: las perspectivas nucleares de Irán. Hasta ahora, Teherán ha desarrollado las capacidades que buscan la posibilidad de tener una bomba atómica hasta, si se separa, perseguirla hasta el final.

La nueva inestabilidad regional, con líneas rojas cruzadas como el intercambio directo de disparos, puede hacernos reconsiderar este cálculo, en un Irán cada vez más dominado por los ultras y donde los reformistas que habían perseguido el pacto nuclear han desaparecido del mapa. El pacto nuclear vendido por Obama, el aflojamiento de los europeos y el roto de Trump bajo los aplausos de Netanyahu.

Es probable que la última vez estemos calculando cómo mantener la tensión hasta el día de noviembre en que se celebren las elecciones en EE UU. De hecho, incluso si Biden no ha detenido su forma decisiva, si consigue un voto, el líder israelí dejará que Trump lo consiga. Sin duda, también votaré por el líder saudí, ya que el magnate lo trató con guantes de seda y, a cambio, Biden criticó la dureza y Putin, feliz de explorar lo que significaría la promesa del republicano de parar en un día de guerra en Ucrania. Todos los cálculos estratégicos dependen de la incógnita del 5 de noviembre, día de las elecciones en EE UU.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_